Trini, la Kelly que me instruyó

Terminados mis estudios de administración llegué a la hostelería por curiosidad. Me apunté a un curso de turismo en La Casa de la Mujer de mi localidad e hice las prácticas en el hotel que me tocó en sorteo. Creo que aquello fue decisivo, porque aunque siempre he pensado que la vida reparte las cartas, somos nosotros quienes jugamos la partida.  Recuerdo, aún hoy, las palabras de Trini, la Kelly que me instruyó entonces:

Si quieres aprender yo te enseño, pero no me hagas perder el tiempo.

Y la de veces que en mi día a día como gobernanta evoco tales palabras  cuando me toca hacer formaciones.

Decían de ella que era una mujer tosca pero interpreté enseguida que el extremo trabajo que realizaba le estaba arrugando la alegría.  Yo la observaba sin perder detalle mientras me explicaba por qué hacía las camas desde la cabecera… Y decía:

Para controlar que el embozo no esté roto ni manchado.

Por qué no permitía que el cable del aspirador se llenara de nudos:

Porque con los nudos el cable es cada vez más corto y tengo los pasos contados al enchufe que me da más margen para trabajar.

Por qué siempre llevaba un cepillo de dientes en su cubo de productos:

Para que las juntas del baño no acumulen  moho.

Por qué no tiraba la ropa sucia al suelo:

Porque luego me tengo que agachar a recogerla.

Por qué no desordenaba el carro para trabajar:

Porque así basta con reponerlo.

… Y así, entre por qué sí y por qué no, me gané un diploma que enmarqué en mi pobre vanidad.

Después vinieron los primeros contratos,  las promociones, los procedimientos, los objetivos, los sistemas de calidad, las destituciones, los despidos, los vetos, las traiciones, los nuevos proyectos, las externalizaciones, las formaciones continuas y esta lucha que tengo prendida en el forro de mi piel para que el trabajo de pisos no sea la cenicienta de los hoteles. Me muevo con este tú, mí, me, contigo que nos hace ser lo que somos y que nos lleva allí dónde no siempre queremos estar.

No sé si Trini vive todavía, lo que sé es que siempre estará en mi corazón.

Gela

Manda tu Historia de Kelly

 

 

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “Trini, la Kelly que me instruyó

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s