CORRE KELLY CORRE

Una jornada en pisos es una  maratón en toda regla y las zonas, los pasillos y las habitaciones se convierten cada día en una pista cubierta de velocidad y estrés. Al igual que los corredores, las Kellys pueden usar alguna estrategia de fondo pero aun así es ir siempre a contrarreloj.

Normalmente a primera hora de la mañana, si no tienen que hacer el precalentamiento por las zonas nobles, comienzan por las habitaciones de salida y a partir de ahí Las Kellys se convierten en corredoras de élite. En la carrera el ritmo de los pies, las manos, las rodillas y la espalda tiene que ser lo más constante posible y además hay que caminar con gracia de gacela sobre unos zapatos negros antideslizantes que las empresas no siempre proporcionan.

Magdalena era una Kelly que sufría de juanetes y estaba en lista de espera para una operación. Podemos entender, y su cara lo evidenciaba, que según  avanzaba la jornada la dolencia se multiplicaba y aunque yo no  tengo juanetes me pongo en situación.

Esta Kelly cada día, cuando se quitaba el uniforme y se ponía su abrigo salía a la calle en zapatillas de goma con velcro porque decía que el frío y la lluvia la ayudaban a continuar.

Gela

Manda tu Historia de Kelly

Anuncios

6 comentarios en “CORRE KELLY CORRE

  1. Hola chicas .
    También tendríamos que luchar para que la edad de jubilación sea más temprana por lo duro de el trabajo y el desgaste físico que conlleva . No estamos pidiendo algo descabellado solamente que valoren nuestro trabajo. Gracias

    1. Hola Eliana,

      Muchas gracias por tu comentario. Tienes este blog a tu disposición para hacer constar tu experiencia, si lo deseas.

      Un saludo y de nuevo gracias por comentar.

  2. Siempre vamos a contra reloj. Desde las siete de la mañana hasta las tres y media de la tarde, corre, corre y corre y sin poder ir a comer. Es angustioso trabajar así, ansiedad, taquicardias y dolores son nuestros ” enemigos” en un trabajo que día a día tenemos que soportar, a esto se le suma la incomprensión de nuestro jefes. Para ellos solo somos números que no les importamos nada, si estamos mal les da igual con tal de que saquemos el trabajo adelante es suficiente. Si por cualquier motivo te ves en la situación de estar de baja laboral, ya ahí te dan de lado tanto jefes como compañeras. Para algunas estar de baja es un “capricho” que pena que tus propias compañeras te vean como una abusadora de la situación. Por desgracia me he visto muchas veces en situación de baja laboral y he sentido el desprecio de mis propias compañeras. En relación con el trabajo que tenemos, tengo que decir que es bastante duro, !que os voy a decir que no sepáis!!! La carga de trabajo es a diario, aparte de limpiezas zonas comunes y del personal. Al empezar el día te tienes que medicar para poder sacar el trabajo y aun así no puedes, pero tienes que poder o si no ya sabes….hay gente fuera que están buscando trabajo, es lo que nos dicen nuestra gobernanta. Es una pena en el siglo que estamos y tengamos que padecer humillaciones, desprecio y amenazas, y yo me pongo a eso. He sido delegada sindical y he luchado mucho por los intereses de los trabajadores, he peleado con los directores para conseguir un trato digno y mejoras laborales, después de 12 años en el comité me vi en la situación de tener que dimitir por la falta de apoyo de las compañeras de piso. Estas mismas que te miraban mal por ponerte en contra de la Empresa por decir y pedir lo que es justo. El miedo a perder el puesto de trabajo hacen que los propios trabajadores sean sumisos y decir a todo, si. Y yo me opongo a eso. Por eso tomé la decisión de dejar mi puesto a otra persona. Las sircustancias y mi salud me obligaron a dimitir. Pero la lucha sigue y aunque ya no esté el comité seguiré trabajando para que las camareras de pisos tengamos una calidad de vida mejor en nuestro trabajo. Para que no nos traten como animales, para ver si conseguimos una “rebaja” en el número de habitaciones que hacemos a diario. Para que la empresa, directores y gobernantas nos vea como personas y no un mero número en sus empleados. Así que ARRIBA Las Kellys. Animo y que juntas lo conseguiremos. Un abrazo a todas.

    1. Gracias por tú testimonio. Las esternalizaciones nos han puesto en la picota , pero recordemos que llevamos mucho tiempo en esas penosas condiciones de trabajo . El miedo en nuestro colectivo es muy humano . Recordar, somos fuertes y estamos acostumbradas a aguantar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s